Edgar Alan Poe - Relatos Grotescos y Espeluznantes.

Mi primer contacto con la obra de Poe fue a través de la TV. Las versiones televisivas de los cuentos por Vincent Price, Boris Karlof y el hispano/argento Narciso Ibáñez Menta. Mi vieja supo sembrar esa semilla de oscuridad que se precisa para disfrutar de un buen relato victoriano sumergido en una atmósfera de nostalgia y pesada desesperanza. Más tarde ya habiendo leído esa edición de cuentos extraordinarios que había en casa de mis viejos, una profesora de literatura nos enseñó en clase los simbolismos escondidos en "La Caída de la Casa de Usher". Y finalmente tuve la oportunidad de leer en su idioma este cuento en el último año de inglés...
El tipo primero fue poeta, pero no ganaba un cobre con sus poemas, así que después de tener éxito con un relato de misterio le puso todas las fichas a este género y creó estos cuentos macabros, oscuros y retorcidos que flotan en un vasto vocabulario que se tambalea entre la erudición del poeta romántico y la brutalidad de un carnicero.
Hoy me descubro compartiendo el gusto por el maestro con mi hija de 10 años con quien tenía menos afinidad ya que no tuve tanta influencia en su más tierna infancia. Cada domingo por la noche le leo un cuento. Primero eligió ella solita La Caída... y después seguimos en orden de impresión. Ya leímos La Barrica de Amontillado que ahora es El Barril...
Creo que se lo debía. A mi nena más grande le leía mucho cuando era chiquita. Ya era hora supongo.

Entradas más populares de este blog

La forma "correcta" de usar auriculares de oido?

Bitácora de viaje

Objetos de diseño argentino