Esas cosas como eternas...

A los 17 tuve una profesora de literatura que me fascinaba. No por su aspecto, ya estaba muy hecha bosta y se le notaba tambien que no habia sido muy agraciada de joven, sinó por su intelecto y más porque enseñaba literatura. Siempre recuerdo un par de cosas que nos dijo.
Estaba escribiendo su tesis acerca de Leopoldo Lugones y todas las clases hacia referencia a alguna nota de su investigacion. Entre ellas que muchos escritores exitosos escriben mas acerca de lo que conocen bien o de lo que forma parte de su formacion como Lugones usaba la sicologia, Asimov la quimica y la fisica, Poe sus delirium tremens producidos por el alcohol y el opio, y así.
Un consejo que nos dió acerca de la escrituraa fue que no vayamos a estudiar letras "paraserescritores". Si quieren escribir, ponganse a escribir...
Y bueno, cuando llego a mí de vuelta pienso en aquella epoca prolífica de mi juventud en la que era metódico y todas las noches antes de dormir me preparaba un trago liviano, una musica instrumental, Brian Eno era mi preferido, y buscaba en la introspeccion unas notas de inspiracion. Escribia siempre unos renglones, a veces hojas, a veces me gustaba, otras lo desechaba, pero de ese proceso periodico sacaba pequeñas historias y versos que todavía atesoro no sin un poco de vergüenza.
De vez en cuando, sobretodo cuando me pongo a leer cuentos o novelas me dan ganas de escribir.
Deberia retomar mi vieja costumbre nocturna y garabatear mas seguido...
Volverá por fin la vieja agenda centinela?

Entradas más populares de este blog

La forma "correcta" de usar auriculares de oido?

Bitácora de viaje

Objetos de diseño argentino